▷ Caperucita Roja y el Lobo ◁ CUENTO ORIGINAL

© Adaptado por Cristina Rodriguez para Mundo Primaria

Disfruta de este relato como tú quieras

Caperucita roja

 

Adaptación del relato de Charles Perrault

Érase una vez una preciosa pupila que siempre llevaba una capa roja con capucha para ampararse del frío. Por eso, todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.

Caperucita vivía en una casita cerca del bosque. Un día, la mamá de  Caperucita le dijo:

– Hija mía, tu abuelita está enferma. He preparado una cestita con tortas y un tarrito de miel para que se la lleves ¡Ya verás qué contenta se pone!

 

– ¡Estupendo, mamá! Yo todavía tengo muchas ganas de ir a visitarla – dijo Caperucita saltando de alegría.

Cuando Caperucita se disponía  a salir de casa, su mamá, con mueca un poco serio, le hizo una advertencia:

– Ten mucho cuidado, cariño. No te entretengas con carencia y no hables con extraños. Sabes que en el bosque vive el lobo y es muy peligroso. Si ves que aparece, sigue tu camino sin detenerte.

– No te preocupes, mamita – dijo la niña- Tendré en cuenta todo lo que me dices.

– Está acertadamente – contestó la mamá, confiada – Dame un besito y no tardes en regresar.

– Así lo haré, mamá – afirmó de nuevo Caperucita diciendo adiós con su manita mientras se alejaba.

Cuando llegó al bosque, la pequeña comenzó a distraerse contemplando los pajaritos y recogiendo flores. No se dio cuenta de que cierto la observaba detrás de un añejo y frondoso árbol. De repente, oyó una voz dulce y zalamera.

– ¿A dónde vas, Caperucita?

La pupila, dando un respingo, se giró y vio que quien le hablaba era un enorme lobo.

– Voy a casa de mi abuelita, al otro costado del bosque. Está enferma y le llevo una deliciosa merienda y unas flores para alegrarle el día.

– ¡Oh, eso es de primera! – dijo el astuto lobo – Yo todavía vivo por allí. Te echo una carrera a ver quién llega ayer. Cada uno iremos por un camino diferente ¿te parece acertadamente?

La inocente pupila pensó que era una idea divertida y asintió con la individuo. No sabía que el lobo había electo el camino más corto para durar primero a su destino. Cuando el animal  llegó a casa de la abuela, llamó a la puerta.

Leer:  Nombre Uxía • ▷ ¿Qué particularidades tiene y de dónde procede? • ▷

– ¿Quién es? – gritó la mujer.

– Soy yo, abuelita, tu querida nieta Caperucita. Ábreme la puerta – dijo el lobo imitando la voz de la pupila.

– Pasa, querida mía. La puerta está abierta – contestó la abuela.

El malvado lobo entró en la casa y sin pensárselo dos veces, saltó sobre la cama y se comió a la anciana. Después, se puso su camisón y su gorrito de tenderse y se metió entre las sábanas esperando a que llegara la pupila. Al rato, se oyeron unos golpes.

– ¿Quién claridad? – dijo el lobo forzando la voz como si fuera la abuelita.

– Soy yo, Caperucita. Vengo a hacerte una encuentro y a traerte unos ricos dulces para merendar.

– Pasa, querida, estoy deseando abrazarte – dijo el lobo malvado relamiéndose.

La habitación estaba en penumbra. Cuando se acercó a la cama, a Caperucita le pareció que su abuela estaba muy cambiada. Extrañada, le dijo:

– Abuelita, abuelita ¡qué fanales tan grandes tienes!

– Son para verte mejor, preciosa mía – contestó el lobo, suavizando la voz.

– Abuelita, abuelita ¡qué orejas tan grandes tienes!

– Son para oírte mejor, querida.

– Pero… abuelita, abuelita ¡qué boca tan espacioso tienes!

– ¡Es para comerte mejor! – gritó el lobo dando un enorme brinco y comiéndose a la pupila de un parte.

Con la barriga llena a posteriori de tanta comida, al lobo le entró sueño. Salió de la casa, se tumbó en el oasis y cayó profundamente dormido. El robusto sonido de sus ronquidos llamó la atención de un cazador que pasaba por allí. El hombre se acercó y vio que el animal tenía la panza muy hinchada, demasiado para ser un lobo. Sospechando que pasaba poco extraño, cogió un cuchillo y le rajó la tripa ¡Se llevó una gran sorpresa cuando vio que de ella salieron sanas y salvas la abuela y la pupila!

Después de liberarlas, el cazador cosió la barriga del lobo y esperaron un rato a que el animal se despertara. Cuando por fin abrió los fanales, vio como los tres le rodeaban y escuchó la profunda y amenazador voz del cazador que le gritaba violento:

– ¡Lárgate, lobo malvado! ¡No te queremos en este bosque! ¡Como vuelva a verte por aquí, no volverás a contarlo!

El lobo, aterrado, puso pies en polvorosa y salió despavorido.

Caperucita y su abuelita, con lágrimas cayendo sobre sus mejillas, se abrazaron. El susto había pasado y la pupila había aprendido una importante consejo: nunca más desobedecería a su mamá ni se fiaría de extraños.

Estos cuentos todavía te pueden satisfacer:

Más sobre este relato

El autor de Caperucita roja

 

El relato de Caperucita es conocido por la traducción que se publicó en el siglo XVII pero ayer de eso, la lema de la pupila que tenía que atravesar el bosque se había transmitido de forma vocal por la Francia y la Alemania medieval.

Cuento de caperucita roja para niños

Aunque la llamativo es un relato que dista mucho de la traducción que conocemos hoy, fue transmitido de boca en boca por los habitantes de Alemania y Francia, tal era su popularidad que llegó a varias generaciones sin exigencia de ser recogida de forma escrita. Lo que suponía que la hisotria se iba modificando y adaptando a quién la contaba y donde, por lo que se pudieron durar a dar cientos de cuentos de Caperucita roja diferentes.

 

 

El relato de Caperucita roja llamativo

Con escenas suficiente crueles y orientada a avisar a los niños de no fiarse de los desconocidos, el relato fue pasando de vivientes en vivientes con distintas modificaciones, ya que cada uno lo contaba de la forma que se lo habían contado en su infancia, y cada pueblo metía nociones cercanos para que la historia fuera más popular y reconocible. Todas estas versiones coincidían en dos nociones: La protagonista era una pupila con una capa roja y debía confiarse la seguridad de su pueblo para atravesar el bosque.

Caperucita roja y el lobo cuento infantil

Este relato fue evolucionando y acullá de convertirse en el relato que todos hemos ilustrado, las versiones de aquella época estaban llenas de escenas perturbadoras, llenas de violencia y actos deplorables, recopilando todos los nociones de la maldad, con fin de echar a los niños de los desconocidos, pero con situaciones imposibles de concebir hoy en la letras de niño.

 

El relato de Caperucita roja de niño tal y como lo conocemos hoy es el resultado de la acondicionamiento de Charles Perrault, quién en el siglo XVII la recogió para adaptarla y poder incluirla internamente de un recopilatorio de cuentos.

 

Aunque el sinopsis de Caperucita Roja en esta traducción se asemeja más a la historia que hoy conocemos, no deja de estar repleta de escenas macabras poco aptas para los niños.

Leer:  Juegos de puzzles gratis y online para niños de primaria

 

Fueron los hermanos Grimm en el siglo XIX quienes revisaron la historia y publicaron una nueva traducción, mucho más parecida a la que ha llegado a nuestros hogares y que se ha hecho internacionalmente conocida.

Autor caperucita roja en inglés

Los personajes de Caperucita Roja

En la traducción adaptada que conocemos, principalmente encontramos que los personajes de Caperucita Roja son la causa y la abuela de Caperucita, el lobo y el cazador o leñador.

Este postrero personaje es una incorporación posterior, ya que en la tradición vocal, la pupila era devorada por el lobo, sin bloqueo, si hacemos memoria, todos recordamos al leñador entrando a casa de la abuelita y rescatando a ambas ¿verdad?

 

Algunos datos sobre Caperucita Roja y el lobo

Bien es cierto que el relato de Caperucita es una de las historias infantiles con más éxito entre los pequeños, que incluso podemos ver disfraces de Caperucita, la película de Caperucita roja o que se ha llevado al teatro, pero hay una incongruencia curiosa internamente de esta historia, oportuno a la exigencia de adaptar la lema vocal a una historia apropiada para niños.

Autor de caperucita roja y el lobo

En su origen, el lobo no existía, quién acechaba en el bosque era un asaltador, un ratero o cualquier tipo de maleante… Esto suponía un problema, ya que los hermanos Grimm decidieron incluír el lobo como un tipo quimérico en una historia en la que los animales hablan, dando un sentido más de niño y análogo a las moralejas tradicionales.

Pero aún así, la pupila hace preguntas sobre su ropa o el tamaño de su boca, esto se debe a que conservaron la parte del “intruso” disfrazado en casa de la abuela, pero en circunstancia de ser un hombre adulto como en la historia tradicional, era un animal, con la diplomacia suficiente para colarse en una casa, vestirse de abuela y meterse en la cama…

Estás viendo publicaciones: ▷ Caperucita Roja y el Lobo ◁ CUENTO ORIGINAL

Sitio web: https://mundonikosia.com/

Categoría: recopilación de niños

Leave a Reply